El informe de los expertos confirma que la electricidad es el elemento clave de la transición energética en cualquiera de los escenarios

logonotadeprensa.JPG

El informe de la Comisión de Expertos analiza las medidas para la descarbonización

  • Unesa destaca la importancia de la electricidad como vector de descarbonización de la economía
  • El informe señala que el precio actual que se paga por la electricidad estaría distorsionado y que se precisan reformas para que dé las señales adecuadas si queremos cumplir con los objetivos de energía y clima
  • Unesa también apunta al papel de las redes como elemento facilitador del cambio de modelo energético

Madrid, 5 de abril.- El informe de “Análisis y propuestas para la descarbonización” realizado por el Comité de Expertos de Transición Energética es una apuesta para abrir un debate y permitir la reflexión sobre el futuro del sector energético en nuestro país. Sin duda debe servir para ayudar a tomar las decisiones adecuadas en materia de energía y clima en el horizonte de 2030 y, de esta forma, cumplir con los objetivos de descarbonización.

Entre los aspectos más relevantes del informe, Unesa destaca la importancia que tiene la electricidad en el cumplimiento de los objetivos del país al identificarse como el principal impulsor de la descarbonización; a través de la entrada de generación a partir de fuentes de energía renovables, de la mejora en la eficiencia energética y como elemento facilitador para que otros sectores puedan incorporarse a la senda de reducción de emisiones (son claros ejemplos las áreas de movilidad o la edificación).

Sin embargo, en línea con lo que viene defendiendo Unesa, el informe denuncia que si el precio de la electricidad no se racionaliza, la electrificación será mucho más complicada y, por tanto, se puede poner en peligro la consecución de los objetivos de descarbonización. Los costes ajenos al suministro que actualmente soporta el recibo eléctrico, junto con el actual diseño de peajes y la formación de precios en los mercados son aspectos clave sobre los que habrá que acometer las necesarias reformas para poder adaptar el sector a los retos futuros. Estos cambios debieran permitir que empresas y hogares tomen sus decisiones de consumo e inversión a partir de unas señales de precio que fomenten la descarbonización desde el uso de la electricidad de forma sostenible, sin que ello suponga un aumento del precio eléctrico.

El informe, en sintonía también con lo que UNESA viene manifestando, resalta la necesidad de un “mecanismo de capacidad como consecuencia de su importancia para viabilizar el mix de generación que deberá implantarse” para avanzar en la transición energética hacia la descarbonización.

Por último, en relación con las redes eléctricas, el informe pone de relieve su valor porque son las que aportan la flexibilidad necesaria para facilitar el cambio del modelo energético. Siendo también facilitadoras de la mejora en la penetración de la generación renovable, del vehículo eléctrico y de la gestión del consumo. Todo ello se producirá gracias a la inversión que de manera continua llevan a cabo las empresas para dotarla de la inteligencia que exigen estos procesos.

Más información: Prensa de UNESA 915 674 883

 

Anteriores