Responsabilidad Social Corporativa

 

"Contribución de las compañías que integran UNESA al desarrollo de la sociedad española"

Las compañías que forman parte de la Asociación Española de la Industria Eléctrica (UNESA) generan 151.420 empleos en España de forma directa, indirecta e inducida. A la vez, su aportación total al Producto Interior Bruto español asciende 21.189 millones de euros (2,1%), según revela el informe  “Contribución de las compañías que integran UNESA al desarrollo de la sociedad española”, presentado hoy por KPMG.

Este documento pretende describir de forma objetiva la contribución de estas empresas eléctricas en ámbitos tan importantes y diversos como el empleo, la inversión, la creación de riqueza, el compromiso con el medioambiente, la generación de valor, la innovación y la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), entre otros.

La presentación de este estudio ha corrido a cargo del socio responsable de Gobierno, Riesgos y Cumplimiento de KPMG en España, José Luis Blasco, que estuvo acompañado por el presidente de UNESA, Eduardo Montes, en un acto que reunió a distintos actores de los ámbitos económico e institucional, así como a medios de comunicación.

Según señala este informe, las empresas de UNESA suponen, de manera indirecta e inducida, un 8,5% de los empleados en el sector industrial y aportan el 8% del PIB de este sector. Merece la pena destacar, además, que el 99% de los trabajadores de estas empresas tienen un contrato fijo.

Asimismo, estas compañías han invertido en el país 60.951 millones de euros desde 2000 hasta 2013, año en el que esta cifra fue de 2.278 millones de euros. En cuanto a sus inversiones en I+D, en dicho ejercicio se situaron en 616 millones de euros, lo que equivale al 10% del gasto público presupuestado para España en esta área.

Su compromiso con el medioambiente se concreta en una inversión de 204 millones de euros en iniciativas ambientales sólo en 2013, y su contribución a la comunidad (iniciativas vinculadas con el medioambiente, la educación y la cultura, principalmente) se ha traducido en 147 millones de euros de inversión en este mismo año.

Este estudio recoge, además, que actualmente los hogares españoles destinan al pago de la electricidad, como media, un 2,18% de sus ingresos. En este sentido, es importante aclarar que en los últimos años los costes ajenos al suministro se han multiplicado, pasando de representar el 27% en 2005 al 61% en 2013. Estos costes no deberían formar parte de la factura, pues se corresponden con costes de política social o medioambiental.

Por otro lado, el 99,6% de las viviendas españolas dispone de energía eléctrica, con una disponibilidad de suministro que se sitúa entre las mejores de Europa (por delante de países como Italia, Portugal, Francia y Reino Unido) y una calidad del suministro que alcanza el 99,999%. Al mismo tiempo -añade este informe-, España es uno de los países líderes en sostenibilidad energética; así, es el primer país en el que la energía eólica ha supuesto la principal fuente de generación en un ejercicio.

El informe está dividido en cinco capítulos (más anexos), uno de los cuales está dedicado a abordar las “Tendencias y retos del sector eléctrico español”. Dentro de dicho epígrafe se incluyen una serie de preguntas formuladas por un Comité de Expertos independiente, liderado por el presidente de Transparencia Internacional de España, Jesús Lizcano. A través de estas cuestiones, respondidas en el documento, se pretende identificar y resolver algunos de los aspectos que entrañan los principales desafíos a los que actualmente se enfrenta el sector.